Este capítulo forma parte de «La Mujer Oceánica» Ediciones Gaia

La rabia en las mujeres es la
emoción prohibida por excelencia

Desde nuestra más tierna infancia se nos ha inculcado que las mujeres no podemos sentir rabia. No…, eso no va con nosotras. O al menos no con las mujeres aceptables que, en el fondo, todas deseamos ser. Porque todas necesitamos ser aceptadas y amadas por la manada, que a día de hoy y a gran escala, es nuestra sociedad.

Se nos ha negado la rabia y con ello nuestra capacidad de actuar en el mundo

La rabia, cuando es permitida, funciona como un propulsor que te impulsa, irremediablemente, a actuar; produce fuego y con él se transforma la emoción en sí en una acción que, sin duda, te llevará más allá de donde estabas.

Negar la rabia de las mujeres es, pues, negar su capacidad
de acción en el mundo

– La rabia mueve a la mujer de un lado a otro –

Se nos ha enseñado a esconderla, a disimularla con una sonrisa, a apretar la mandíbula y a maquillarla con mil y un disfraces. Se guarda con recelo en el desván del piso de abajo.

La mayoría de las mujeres, en mayor o en menor grado,
fingimos que la rabia no va con nosotras

Y cuando no se le permite manifestarse, la rabia produce un adormecimiento y una dosis de anestesia que nos frustra a niveles insospechados. Estamos perdiendo intensidad al integrar como propias creencias limitantes como esta, que no sustentan la vida.

Piénsalo: la rabia y el placer han quedado excluidos de la vida social

No está bien mostrarse
como una mujer rabiosa…
y tampoco como una mujer deseosa

Mira la naturaleza. Observa las imágenes de un volcán en erupción e intenta captar la intensidad del momento, la vivacidad con la cual la lava emerge desde el útero de la Madre Tierra, a veces tan tierna y acogedora y otras tan viva y desgarradora. Esa eres tú.

De esa rabia emergerá la compasión de nuestros corazones, porque todo nace del mismo fuego: el fuego de tu corazón

¡Arder en Rabia es más que saludable; es necesario para que la vida continúe! Lo que no es saludable es ahogarla y consumirte en ella. Las enfermedades son eso, emociones reprimidas.

Una mujer que esté en contacto con su rabia es una mujer transformadora

Descubre tu fiereza, tus ganas de amar la vida, tu intensidad, y regálaselas al mundo.

firma_myriam

🌿 Este texto forma parte de mi libro «La Mujer Oceánica» Ediciones Gaia. Lo encuentras en las librerías de España, México, Argentina, Ecuador, Colombia y Uruguay ¡En unos meses llegará a Chile! También por Amazon.es y .com.
🌿Para vivenciar todo lo que te cuento en mi libro vente a uno de los 5 retiros que hay programados para este año. Mira las fechas aquí.
🌿 Para recibir más inspiraciones como éstas en tu correo suscríbete aquí.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso, le informamos que puede retirar su aceptación cuando lo desee. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies