El otro día tuve una experiencia con mi menstruación que quiero compartir contigo.

Ya llevo bastante tiempo que cuando menstrúo me gusta hacerlo sin utilizar nada, ni la copa ni los tampones de algodón ni nada de nada.

Intento manejarme mi agenda para que durante mi momento más introspectivo pueda estar en casa, en mi Cueva, retirada de los quehaceres externos. De hecho, mi fase Bruja suele empezar unos días antes de empezar a sangrar al igual que mi fase Vírgen empieza cuando aún estoy sangrando

Ello me da la oportunidad de experimentarme con mucha atención durante esta
fase tan Vital en el Ciclo de las Mujeres.

Es en este contexto que, desde hace ya mucho tiempo, me doy permiso para menstruar sin nada.

Suelo andar por casa con una toalla que ya uso especialmente en estos días. De esta manera puedo sentarme o tumbarme con la tranquilidad de que no voy a Bendecir (no manchar) con mi sangre ningún lugar de la casa.

Con el tiempo, he aprendido a detectar cuál es el momento previo a que el Río Rojo desciende desde mi Útero hasta el exterior.

En cuanto noto que mi sangre baja, me voy rápidamente a la Tierra
a devolverle este preciado Elixir.

Me encanta visitar mi Huerto y bendecirlo con este alimento.

El otro día, estaba sentada en mi casa cuando noté que mi sangre iba a bajar.

Entonces corrí hacia fuera (vivo en plena montaña) y me puse de cuclillas para dejar caerla sobre la Tierra.

Me quedé unos minutos observando cómo una buena cantidad de sangre Roja y brillante descendía a través de mí.A continuación, sonreí hacia dentro y me tumbé un rato a reposar mi momento.

Mi sorpresa fue cuando al cabo de unos minutos…volví a mirar la sangre y estaba llena de Hormigas que parecían disfrutar de un gran festín!.

Aunque no pensé en escribir sobre ello capté el momento con el teléfono. Tendrás que focalizar mucho la vista en el lugar de la sangre para ver las diminutas hormigas porque la resolución es muy justita.

1

2

3Más tarde empezó a llover y todo se diluyó rápidamente.

No sé si lo sabes pero las Hormigas son seres muy pero que muy inteligentes.

Una vez, una niña de 5 años me contó que si hubiera un super terremoto en la Tierra en el que muriésemos todos, las hormigas sobrevivirían con total certeza.

Ya sabemos que la Ciencia está demostrando, lo que desde el inicio de los tiempos se ha sabido, y es que nuestra Sangre Celestial está compuesta por infinidad de nutrientes.

Incluso, hace poco que unos Científicos Chilenos publicaban en la prestigiosa revista “Stem Cell Research and Therapy” el hallazgo de Células Madre en nuestra Sangre menstrual.

CELULAS MADRE

Pero escribo sobre este hecho porque para mí es importante comprobar todo lo que leo en mi misma, en mi propio Cuerpo.

Y esto, amiga mía, está al alcance de todas.

Ya no es que lea, me documente o no… es que he podido ver con mis propios ojos cómo mi Sangre, a pesar de que la hayamos tirado por el retrete durante siglos, es un Bien muy Preciado por la Naturaleza.

corazon

Y para mí, la Naturaleza contiene la Sabiduría del Todo.

¿Y sabes qué? Mira si son inteligentes las hormigas que saben perfectamente qué comer y qué no.

Y, como soy la mar de curiosa, me gusta hacer pequeños experimentos.

Un día, puse un trocito de un pan de cereales en el suelo y observé qué pasaba. Yo ya intuía que ese pan no era de mucha calidad.  Se acercaban varias hormigas, lo husmeaban y se daban la vuelta. Incluso recuerdo que vino un gato que actúo exactamente con la misma coherencia.

Y otro día estuve observando qué hacían los animales cuando veían un trozo de zanahoria (de esa tb del super) que se había caído al suelo. Y ninguno se la comía.

Mujeres de todo el mundo:
Volvamos a HABITAR nuestros Cuerpos.

Hagámoslo observando con una actitud amorosa el Manantial de Vida que llevamos dentro.

Con cariño,

firma_myriam

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Politica de Privacidad. ACEPTAR
Aviso de cookies