¿Tu qué haces con tus emociones densas?

¿Qué hacer cuando las emociones acechan? ¿Cuándo te sientes atrapada en un sinfín emocional que te perturba y no te deja respirar?… Esto es lo que me pregunto cada vez que me siento en este estado. Nuestra naturaleza cíclica y lunar nos lleva a ello una y otra vez.

La respuesta siempre me lleva a lo mismo: bajar al cuerpo

Cuando mi cabeza da vueltas sin parar, en un plano mental inacabable que me llena de densidad, lo único que me queda es volver a conectar con mi cuerpo. Digo “volver” porque está claro que cuando estoy en ese estado me he separado de mis raíces y de sus jugos. Más bien, lo que ha ocurrido es que mi Cuerpo de Mujer ha quedado deshabitado.

hoy

Las Mujeres deberíamos saber que detrás de todas las emociones densas hay una Gran Fuente de Energía Vital disponible para tí, siempre que estés dispuesta a llegar a ella. Es una energía repleta de una Fuerza y de una Vida inconmensurable puesto que emerge de las entrañas.

Cuanta más rabia sientas más fuerza tienes.

Cuanta más tristeza de más intensidad dispones.

Cuanta más frustración más vitalidad al servicio de tu vida.

Cuanta más ira más vida.

Y así podríamos seguir sucesivamente.

Esa emoción que tanto te molesta está repleta de Vida. Tan sólo tienes que ser capaz de abrirte a ella y llegar a ese caudal que alimenta a la emoción para que te alimente a ti. Sin reprimir nada y sin querer hacer la emoción más “amigable”. Las Mujeres solemos hacer esto porque sabemos que el conectar con la emoción plenamente va a remover a nuestro entorno.

A mi me suele servir darle una Salida Creativa hacia el exterior a través del Arte, la Danza, la Escritura, la Pintura,… a veces tan solo tocar la tierra, sentirla ahí sosteniéndome.

Reconozco que la Naturaleza es mi gran aliada.

Por eso, si sientes rabia báilala, píntala, escríbela, tócala como si fuese tu mejor melodía, téjela…haz algo con ella. No la desperdicies, es demasiado valiosa.

Cuando no la reconoces y no le das un espacio creativo la propia emoción te consume. ¿Te has dado cuenta que cuando la emoción te atrapa y no te permites expresarla te sueles sentir apática y sin ganas de nada?. En cambio, cuando haces algo con ella puedes extraer una gran fuente de vida para tu propio proceso.

Se necesita mucho Valor y grandes dosis de Apertura para permitir que estas emociones circulen libremente a través de tu Cuerpo de Mujer.

Sea lo que sea lo que sientas bájalo al Útero y desde ahí cocínalo para transformarlo en un Alimento que nutra tu Alma Salvaje.

Tu Útero es el Gran Caldero capaz de transformarlo todo.

Allí no hay juicio, tan sólo aceptación y recogimiento albergado por el Gran Fuego que arde en tu primer centro.

Por eso le llaman el Centro Creativo…porque ahí yacen todos los secretos propios de la Alquimia Femenina.

Con Amor para todas las Alquimistas,

Myriam