Hacia lo esencial

Aquí, en las Montañas, se siente una energía más hibernal que otoñal

La caída de las hojas del Otoño ha dado lugar a un Santuario de Silencio, que se cuela dentro de mis Huesos llevándome a lugares muy profundos

En el Bosque ya no se ven los animales que desde hace meses se han dedicado a recolectar los frutos que la Naturaleza les ofrecían.

Ahora, ya están todos dentro de su Cueva,
en un estado de introspección alimentados por
las Fuerzas de la Naturaleza
que pulsan con firmeza en su interior

Mi atención se centra en habitar ese Silencio. En hacerlo mío. En crear un lugar Sacro donde poder alojarme y descansar mientras me mece el sonido de la Lluvia que no deja de caer en estos días.

sacred-feminine-250x300

“Ephemeros” Michael Whelan

Desde ahí puedo escuchar con atención esa Voz lejana que nace de las entrañas.

Me hablan las Abuelas, las Sabias, la Loba y la Vieja y todas me resuenan
al unísono del tambor de mi Útero y de mi Corazón

En esa melodía entro en Tierras lejanas y observo como los hilos de lo invisible se conectan con el Presente creando un perfecto Tapiz.

Esa Voz Lejana me dice que…

“Todos los hilos se unen en uno solo, que se amplifica en uno mucho más grande y que algún día podré ver el panorama total de esta Bella Creación”

“Confía” me susurran…

Veo arañas tejiendo por todas partes

Mis frutos se están secando y de ellos están emergiendo preciosas Semillas que reposan en la
oscuridad de mi Vientre

Allí se gesta la Vida.
Para mí, ahora no es momento de florecer.
Es momento de morir simbólicamente y elijo entregarme a ello.


Confío plenamente en que, cuando llegue el momento,
veré la Luz que me guiará hacia la nueva Vida

incubandoLa oscuridad que habito en este momento Vital
me permitirá captar esa Luz y seguir su rastro

Si me apego a mis frutos y no permito que se sequen, no pueden emerger esas Semillas contenedoras de Sabiduría y de nuevas Realidades. Suelto, permito y respiro.

Este descenso, me lleva a ir a lo esencial

¿Qué es realmente importante en mi Vida?

¿De qué puedo prescindir?

¿Qué me drena energía?

¿Qué es aquello que ya no quiero sostener más?

¿Hacia dónde alumbro mi foco interno?

¿Qué Semillas quiero plantar para el año próximo?

Confío porque la Naturaleza se mueve de esta manera. Ya nos lo dijo el Tao desde hace milenios: lo que es dentro es fuera. Y también confío porque, a estas alturas, ya he pasado por la espiral unas cuantas veces y se que siempre es así.

Después de la muerte siempre hay más Vida,
con más color y más intensa

En la Natura, cuando algo muere se recoge siempre hacia dentro

¿Te has fijado? Mira las plantas, las hojas, las flores, los frutos y los animales. Todos ellos hacen ese movimiento de recogimiento en reverencia a su mundo interior. Ese que lo mueve todo.

Ahí yace lo invisible, lo sutil y lo único que de verdad crea todo lo que puedas tocar, oler y palpar.

Nuestro mundo material no es más que una Creación
que antes ha sido gestada en nuestro mundo invisible

Y en nuestro caso, la Mente es nuestra principal herramienta creadora. Todo lo que vemos en el exterior antes ha sido imaginado y gestado en lo invisible. Por eso es tan importante que aprendamos a reposar en ese Mundo Oculto.

Aprendamos a ver en él con los Ojos del Alma que todo lo ven,

firma_myriam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *