¿Dónde perdiste el deseo de vivir?

¿En qué lugar te dejaste el deseo de vivir?

¿Cuándo pasaste de estar en ese deseo de vivir a querer agradar constantemente a los demás?

conexión con la vida

Observa cómo es una niña pequeña…

Yo me pasé años trabajando en Educación Infantil para intentar captar cuál era la Esencia del Ser Humano.

Están plenamente en el DESEO DE VIVIR, en la conexión con la vida, con la fuente. Y lo hacen de manera intensa y plena.

Si ríen y lo hacen de verdad y si lloran también. No hay juicio, no hay un aparentar ni un “que no se note”.

Pero llega un momento en que esta conexión interna con la naturaleza intrínseca de la vida se rompe.

Entonces esa intensidad que la caracterizaba se quiebra provocando un profundo rasguño en su Alma Salvaje ,Libre y Plena.

Lo que “yo quiero” deja de ser importante para dar lugar a lo que el otro espera de mí, ya sean los padres, los maestros, los amigos…y ya de más mayor será la pareja, la sociedad, el jefe…

Esa niña lo hace por pura supervivencia, por intentar encajar en un sistema muerto, …a menudo no tiene poder de elección. Necesita el Amor de su entorno para poder crecer y desarrollarse.

De ahí en adelante se suele sufrir una profunda desvitalización del Alma Femenina.

El intento de agradar a los demás nos desvitaliza a niveles muy intangibles y subterráneos.

Así que para seguir empoderándote cómo mujer necesitas preguntarte:

¿En qué lugar te dejaste el deseo de vivir?

¿Cuándo pasaste de estar en ese deseo de vivir a querer agradar constantemente a los demás?

Ahora escucha a esa voz interior, a La Que Sabe, a la Vieja Sabia…shhhh escucha con atención porqué ahí está el camino de vuelta a casa.

Con cariño,

Myriam

corazonSi te resuena comparte y entre todas hagamos Red corazon