Cuando el Rezo se convirtió en el Cuerpo

El Cuerpo de una Mujer es un Templo inmensamente Sagrado.

¿Y qué se hace en los templos? Pues conectarse con lo Divino a través del rezo.

Antes de que la Humanidad se tergiversara el rezo era un Arte propio de lo Femenino.

Era el Arte de las Mujeres que encarnaban a través de sus Cuerpos la Sabiduría de Isis, la Sabiduría Universal.

IMG_880772082380

Nosotras, señoras y señores, rezamos de múltiples maneras.

Lo hacemos cuando…

Zarandeamos nuestras carnes al son de una canción.

Besamos a nuestros niños.

Nos abalanzamos apasionadas sobre nuestro amante.

Suspiramos y abrimos nuestro Ser a lo Divino.

Nos deleitamos en la belleza propia de la Vida.

Remendamos nuestras acciones tratando de recolocarlas en un lugar mejor.

…Y así podría seguir con un largo etcétera.

El Rezo con el Cuerpo implica Apertura, Devoción, Pasión y una Profunda Fe en lo Invisible.

Estos cuatro aspectos son propios a la Sabiduría Femenina.

La Fe en lo Invisible se desarrolla con mucha profundidad en el embarazo, puesto que no vemos a nuestra criatura hasta al cabo de 9 meses, y a pesar de ello tenemos la certeza que está ahí, dentro de nosotras.

Cada vez que las Mujeres habitan sus Cuerpos están emitiendo al Cosmos la más Bella de las Melodías.

Están orando a la Vida afirmándose en ella a través de una canción mu familiar para todas.

Que el otoño te siga trayendo Sabiduría,

Myriam