Mi experiencia en la Isla de El Hierro

¿Cómo podría describir esta experiencia? Reveladora, Vital, Auténtica, Profunda, Transformadora…

Fui hacia la Isla de El Hierro respondiendo a la llamada de una loba llamada Tania.

Estuvimos meses y meses organizando. Hubo momentos de incertidumbre hasta que un preciso instante sentí un impulso muy grande de ir a la isla. Había algo que me llamaba…lo podía sentir.

Ya desde el avión pude percibir que la isla de El Hierro tenía mucho Poder.

Al bajar del avión sentí un impulso muy grande de tocar la Tierra y respirar en ella.

tierra

Y cuando lo hice, comprendí que…

Esa misma Potencia que emerge de la Tierra es de la que están hechas las Mujeres que residen en esta isla.

¡Y es que no podía ser de otra manera!

Esa primera noche dormí con una piedra Volcánica junto a mí que me hizo revivir un abuso de otra Vida, con personas que podía reconocer en ésta.

Al despertarme, acabé de encajar que la Tierra Volcánica que me había llamado, ya me estaba removiendo desde muy adentro. Su color negro y sus escarpadas Piedras eran una viva imagen de ello.

Me recordaba a la Obsidiana, que nace de lo profundo Yin de la Tierra para transformarse en Lava, desde su Yang más Auténtico.

Y es que lo que nace de las profundidades siempre es un Bien, muy pero que muy Preciado, si lo sabes reconocer.

Ese día fui a mi encuentro con las Mujeres con una contractura en las cervicales. Ya hacía días que mi cuello y mi espalda estaban liberando tensiones acumuladas desde hacía años…había Dolor.

No lo voy a negar pues apareció el juicio y la culpa por no estar en un momento Vital más espléndido. Una vez más vi la oportunidad de cambiar el programa Inconsciente que tan bien nos hemos aprendido.

Pensé: ¿Cómo les voy a facilitar un espacio de Apertura si yo estoy así de contracturada?

Y entonces me llegó la respuesta desde las entrañas:

Abriéndote a este Dolor y acogiéndolo en el Círculo, al igual que acoges a cada Mujer, independientemente de su estado o de su proceso.

Me enraicé con firmeza en las profundidades en las que yo misma estaba transitando y de ellas saqué la Fuerza y el Valor necesarios para mostrarme tal cual estaba, con mis más y mis menos.

A todo esto, yo había traído conmigo a la Diosa Panchita, que me suele acompañar a nuestros encuentros. ¡Cuál fue mi sorpresa al sacarla de la maleta y ver que se le había roto la cabeza!. Estaba decapitada…sin poder pensar (que quizás era lo que necesitábamos todas) y reflejando de una forma abismal mi propio proceso.

Ya en el Círculo pude sentir mucha Intensidad Vital en las experiencias personales de las Mujeres.

Y es que es justamente, a raíz de la historia de cada una, que el Intensivo se empezó a entretejer, dentro y fuera nuestro.

20151107_095052

Por dentro, se fueron hilando recuerdos, historias, vivencias…que de pronto tomaban otro sentido.

Por fuera, se fue tejiendo el Hilo Rojo que nos conectaba de Útero a Útero y de Corazón a Corazón. Y no sólo entre nosotras, las Sagradas Mujeres que conformamos el Círculo, sino también con todas nuestras Ancestras.

La isla de Hierro, al igual que sus Mujeres, se ensalza Poderosa en
medio del Inmenso Mar.

Nos estremecimos al recordar que somos parte de una Gran Familia, de una gran Tribu de Mujeres, que nos dan la mano, nos arropan y nos susurran al oído infinidad de Saberes.

Mientras estuvimos trabajando en Reconocer el Universo interno que llevamos dentro, la Madre Tierra nos saludó con un movimiento.

A la par que nosotras activábamos la Energía Creativa de nuestra Pelvis, la isla, se sacudía por un terremoto de 3,7.

Al igual que nosotras sacudíamos nuestra Pelvis, liberando aquello que nos limitaba, y enraizándonos en aquello que nos Honraba,  la Madre Tierra hizo lo mismo.

Para acabar os muestro a la Diosa Guanche que, junto a Panchita y el resto de Diosas, presidió nuestro Sagrado Encuentro.

DIOSA GUANCHE

Me vuelvo a mi Tierra Volcánica de La Garrotxa con una Llama más encendida dentro de mí sabiendo que estamos conectadas entre Volcanes…

Se que el trabajo que realizamos ha removido desde los adentros abriendo puertas secretas que nos llevan hacia una Vida más Auténtica. Lo se y os doy gracias por vuestra valentía al querer transitarlas.

Con Admiración y Gratitud por cada una de vosotras,

Myriam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *